“Dásela al 8, él sabe que hacer”

Definir el estilo de juego de un equipo de fútbol en la Liga MX puede ser una tarea complicada de ejecutar.

Explicar la misma situación en el Ascenso MX, es de “romperse la cabeza” y es  pasar horas y horas en ese agujero negro de flujo de ideas. Sin embargo, en el seno de los Cimarrones de Sonora, había algo seguro: “Los entonces dirigidos por Juan Carlos Chávez jugaban a lo que Aldo Polo decía”….

Aldo Francisco Polo Ramírez, mediocampista de 33 años de edad, fue sinónimo de consistencia.

El volante jugó cada uno de los 3060 minutos del calendario regular en el año futbolístico (Apertura 2016 y Clausura 2017) con la escuadra sonorense e inició los cuatro duelos de fase final que disputaron. Más allá de los seis goles anotados, tres en cada certamen, Polo era el cerebro y quien movía los hilos del equipo que llegó a dos liguillas de manera consecutiva y quedando fuera en ambas contra Mineros de Zacatecas en la instancia de los ocho mejores del circuito.

Foto: Norte Photo/ Luis Gutiérrez

Su regularidad con la camiseta lo llevó a ganarse el cariño y respeto de la afición sonorense. Esa, que sabía que sufrir viene incluido en cada partido de Cimarrones de Sonora, pero que con un jugador como él en la cancha y con la base de los otros elementos del once inicial que mandaba cada partido “La Pájara“, se podía augurar un futuro no sabemos de resultados, pero sí tal vez, de estabilidad.

Los préstamos de jugadores llegan a su fin. El cuerpo técnico se va por la puerta de atrás y así una frase resume todo a la perfección: Organigrama mata todo.

Aldo Polo será uno de los tantos jugadores que no regresarán para el Apertura 2017 con el cuadro sonorense y para el certamen que iniciará en la tercera semana del mes de julio se incorporará con Venados de Mérida, equipo al que le pertenece su carta.

El elemento que portó el dorsal número 8 se va de la capital sonorense con sentimientos de todo tipo en lo futbolístico. Experiencias como estar cerca del descenso y el alcanzar la liguilla le provocaron estar en ambos extremos en lo anímico.

“La verdad que a la vez muy difícil, pero muy buena, por todos los momentos que se vivió en el equipo. La incertidumbre del descenso, todo ese tipo de cosas se hacen momentos difíciles, pero al final los disfrutas y pasas a tener buenas experiencias. Pero fue un año muy difícil por todo lo que envolvía al equipo, por lo que había pasado anteriormente se hacía difícil, pero gracias a Dios se lograron los objetivos: que era salvar y el segundo era tratar de calificar”.
“El mejor momento yo creo que fue el gol que le metí en el último minuto a Alebrijes, me quedó con ese momento… El más amargo fue haber fallado el penal contra Zacatepec en lo personal y en lo colectivo fueron las eliminaciones”, recuerda.
Foto: Norte Photo/ Luis Gutiérrez

Y ahora parte con la espinita clavada de no haber podido trascender más con este equipo, consciente de que en el plantel estaba todo lo necesario para brindarle una alegría a la afición.

“Nos faltó ahí el objetivo de quedar campeón y de por supuesto ascender que no se pudo. Yo creo que nos faltó un poco de suerte, yo creo que estar más concentrados, porque al final yo creo que todos, o al menos yo en los particular, creía que teníamos un equipo para poder hacer grandes cosas como: quedar campeón y ascender sin ningún problema. Simplemente nos faltó concentración en las dos liguillas y un poco de suerte, porque de ahí en fuera, hicimos buenos torneos”, asegura el nacido en la capital del país.

 

 

EL “PAJARISMO”

“Espectacular” es como describe Polo Ramírez la labor de Juan Carlos Chávez al mando del plantel. El estratega rebasó las objetivos que el le prometió a la directiva al lograr 54 de los 50 puntos solicitados en ambos torneos y logrando lo que parecía inalcanzable: la salvación; luego de ese primer año desastroso en esta categoría.

“Para mí lo hizo espectacular porque a él se le trajo para salvar el equipo. Incluso él prometió 50 puntos, que a lo mejor o que la directiva le hizo saber que tenían que conseguir los 50 puntos. Y hoy en el fútbol, 50 puntos en un año es muy difícil de conseguir, pero los logró y los logró demás. Entonces yo creo que hizo un trabajo espectacular”, reitera con confianza en sus palabras.

La lealtad es uno de los valores que siempre tiene presente en su vida. En el entorno del fútbol, no es la excepción para el mediocampista. Agradecido por la confianza que le brindó el ahora ex timonel que también lo dirigió en Dorados de Sinaloa y Venados de Mérida.

“Al final yo he sido siempre un jugador de lealtad y hay que mostrar lealtad en esto del fútbol, porque no puedes siempre pensar sólo por ti. También tienes que ayudar y como se dice, bancar al que metió las manos al fuego por ti y el profe Juan Carlos, ¿qué te puedo decir? Estoy muy agradecido porque él metió las manos al fuego por mí en un momento crítico de mi carrera, él me trajo y la única forma que yo pudiera retribuírselo era haciendo bien las cosas”, destaca.

Y confesó que la decisión de regresar a la capital sonorense no hubiera sido tan fácil de decidir debido a que la directiva no decidió renovarle contrato a “La Pájara”.

Foto: Norte Photo/ Luis Gutiérrez

 

En un año entrenando diario, jugando juntos y compartiendo vestidor, Polo sabe del potencial con el que cuenta los jugadores sonorenses emanados de la cantera del club. Raí Villa, Gabino Espinoza, Luis Oropeza, son unos de los nombres en específico, que asegura tienen todo lo necesario para el alcanzar el máximo circuito del balompié mexicano.

Pero siempre y cuando mantengan los pies sobre la tierra y con el factor de la mentalidad antes que cualquier otra cosa en su papel de futbolista.

 

El Apertura 2017 del Ascenso MX está a la vuelta de la esquina, Cimarrones estrenará técnico con Mario García Covalles y muchas caras nuevas estarán en el plantel. Sin ningún tipo de resentimiento tras salir del equipo, uno de los jugadores más queridos por la afición sonorense, si no es que el más, augura “incertidumbre” al equipo que le guarda bastante cariño por todo lo vivido con esa camiseta.

Foto: Norte Photo/Luis Gutiérrez

 

Y uno de los pensamientos, esos que lo hacen sentir convencido sobre este deporte es: “el fútbol nace del medio campo”.

“La media cancha es lo más importante. Porque los de atrás destruyen y los de adelante concretan. Pero ¿quién te arma? si no tienes quien te arme es muy difícil que concretes y por supuesto que los que destruyen no van a tener con quien poder armar. Entonces, la mitad de la cancha siento que es lo más difícil, sí o sí, tiene que pasar el balón por la media cancha… entonces en realidad sí tienes razón, hay que dársela al 8 o al 5 para que te armen las jugadas”.

 

Viviendo una utopía. Si el Ascenso MX tuviera ciertas similitudes en logística y estructura con las ligas profesionales de los Estados Unidos, Aldo Polo hubiera tenido fácilmente la etiqueta de jugador franquicia y su número 8 estuviera retirado. No suena descabellado. Pero eso sólo quedó en el burdo e irreconciliable “hubiera”.

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *