Básquetbol mexicano y el sueño… ¿europeo?

Las canchas de básquetbol en México son infinitas. En cada esquina, en cada colonia, existe por lo menos una. No sé si eso de para que sea el deporte más practicado en el País. De lo que sí estoy seguro, es que tendrán que pasar bastantes días para que seamos testigos de un futuro quinto mexicano que tenga el privilegio de pisar una duela de la NBA.

Jorge Gutiérrez decidió ponerle fin a ese suspenso de ver si lo hecho con los Portland Trail Blazers en la Summer League de la NBA le daba para alcanzar un mínimo contrato de pretemporada con algún equipo en la mejor liga de basquetbol del planeta. Su nuevo equipo será el Dolomiti Energia Trentino en la Liga Italiana. Su travesía por el viejo continente se extenderá una temporada más.

El motivo se desconoce. No sabemos si Jorge no tuvo ofertas de algún equipo en la NBA o si se sintió confiado en buscar más regularidad en su juego en el básquetbol de Europa en un año con competencias internacionales con la selección. Posiblemente un poco de ambas opciones.

Sus números con los Portland Trail Blazers en seis juegos fueron de un promedio de 8.6 puntos, 4.0 asistencias, 3.6 rebotes, 1.75 robos en 26.6 minutos en duela. Cifras que llaman la atención. Mejorando su rendimiento individual en sus últimos tres encuentros. En especial, la semifinal, donde fue el mejor a la ofensiva de la escuadra que finalizó como subcampeona del torneo. En esa misma franquicia hubiera sido sumamente complicado quedarse con un puesto en esa posición; con un Damian Lillard como titular, Shabazz Napier de suplente, e incluso un C.J. McCollum que también se puede desempeñar en ese rol.

Lo que pudo haber mitigado ese sueño de volver a la mejor liga del mundo con un posible tercer equipo es su deficiente porcentaje de tiros de campo. El nacido en Chihuahua promedió .393 en ese departamento, mientras que fuera del perímetro registró un .267. Números que asustarían a cualquier scout o directivo de un equipo de la NBA.

 

Foto: Internet

Su experiencia parece haber quedado definitiva al vestir los uniformes de los Brooklyn Nets, Milwaukee Bucks y los Charlotte Hornets. Incluso llegó a pertenecer a los Philadelphia Sixers. Cantidad de veces siendo agente libre al ser puesto en libertad por cada uno de sus ex equipos. Gutiérrez nunca tuvo regularidad en la liga.

Lejos estamos o estaremos de ver que un compatriota se gane la oportunidad de codearse con los mejores jugadores del planeta en un duela. Esa misión de buscar una plusvalía con cualquier equipo. Longevidad y consistencia en lugar de un paso fugaz en el que nadie sepa de ti. Ni siquiera en tu propio vestidor. ¿Algún día saltará ese quinto azteca? ¿Cuánto tiempo más?

Sólo nos queda el primer recuerdo de esos 28 juegos en dos temporadas y un total de 143 minutos de Horacio Llamas con los Phoenix Suns. Un día marcando a Hakeem Olajuwon y otro a Shaquille O’Neal. Ni más ni menos. Un paso fugaz pero de alto calibre de 1997 a 1998; en una de las mejores épocas de la liga, según los románticos del deporte ráfaga.

Foto: Internet

La regularidad de un elemento mexicano en la NBA fue la trayectoria de Eduardo Nájera como profesional. 619 juegos en total. Todos lo recordamos con los Dallas Mavericks, junto a un tal Dirk Nowitzki y Steve Nash. Pero la regularidad le llegó con los Denver Nuggets, su tercer equipo. Jugó con los Golden State Warriors cuando nadie era aficionado a ellos. Después a los New Jersey Nets y los Charlotte Bobcats. El mejor rendimiento de un mexicano que ha tenido la liga.

La tercera y más reciente experiencia fue para el nayarita Gustavo Ayón en tres temporadas. Para muchos es el jugador azteca con mejores cualidades que tuvo la oportunidad pisar una duela de este nivel. Primero fue la campaña del 2011-12 con los New Orleans Hornets, a la siguiente inició con el Orlando Magic y posteriormente en esa misma traspasado a los Milwaukee Bucks, para disputar playoffs. Su cuarta plaza fueron los Atlanta Hawks. Sin continuidad por aquél territorio emigra al básquetbol europeo y actualmente es figura del Real Madrid.

A la fecha no existe un panorama alentador para que un elemento de este País llegue en un corto tiempo a probar las mieles de la NBA. La tendencia indica que lo de hoy es emigrar al básquetbol europeo. 

Foto: Internet
“Cada vez los jugadores mexicanos están yéndose más a Europa porque realmente están demostrando que tienen el nivel de jugar con los mejores. Yo creo que son dos razones. Una: el jugador mexicano yo creo que le es más factible adaptarse al tipo de juego de Europa. Pero no de Europa, sino de FIBA. La NBA es un juego muy individualista donde premia el físico, por a lo mejor el juego en equipo. Y yo creo que el jugador mexicano se puede identificar más con el juego europeo. Por supuesto que hay jugadores que podrían jugar en la NBA”, declaró hace tres meses el asistente de la selección mexicana de este deporte, Ramón Diaz.

En específico, la mano derecha de Sergio Valdeomillos en el combinado mexicano, confía en que Gustavo Ayón y Jorge Gutiérrez tengan su boleto de regreso a la mejor liga del mundo. Y a quién ve con buenas cartas de tocar esa tierra prometida, es al base Alex Pérez, actual preseleccionado nacional y con experiencia en las ligas de Israel y Argentina.

Es lo que hay. Europa o incluso, Sudamérica. ¿La NBA? Parece que no. 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *