Un camino complicado

Por Heriberto Verduzco

El amor al fútbol o a cualquier deporte es difícil y si quieres ser partícipe directamente lo es aún más, te levantas temprano, te llenas de ánimos y recargas tus pilas con nuevas ilusiones que posiblemente traerá un nuevo día de aprendizaje.

Las horas extras de trabajo, el estrés y la falta de sueño se van acumulando poco a poco, la vereda puede ser muy difícil de cruzar, porque generalmente es cuesta arriba, llena de obstáculos y condiciones desfavorables.

Pero eso importa poco si tu deseo es ser el mejor en lo que amas, en estar en las grandes ligas, sin importar que tu sueldo sea inferior al de las estrellas, porque sabes que llegar hasta ese punto valdrá la pena en su totalidad.

Sabes dentro de ti que la competencia es cada vez más dura y aunque tu sabiduría pase a segundo plano dando paso a la estética, tú fortaleza se multiplica para demostrar tu verdadero valor.

 

 

No importa tu lugar de origen, seas de México, Francia o Barcelona, pues el primer y tercer mundo se fusionan para dar paso al mismo problema, a pesar de ello te levantas, aprendes y continúas.

Si eres un joven deportista tal vez te identifiques con estas palabras, pero si eres mujer que busca desempeñarse en el periodismo deportivo, o en cualquier campo laboral, posiblemente lo hagas aún más.

Porque así es el mundo al que se enfrentan día a día buscando crecer en un ambiente sumamente complicado, para las colegas es sufrir acoso constante cuando buscas respeto en un entorno muchas veces cadente de valores, ser demeritada también se suma a la larga lista donde los espacios, si bien se han ido abriendo, siguen siendo muy pocos.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *