¿Quién anotará los goles?

Goles son amores. El argot futbolístico augura o sentencia que los delanteros son héroes. Personajes que están destinados a cerrar los episodios de felicidad que duran 90 minutos.

La cualidad de no tener misericordia frente a los tres palos reditúa en confianza sobre el resto de los compañeros.

¿Quién estará en el área rival esperando el pase preciso del mediocampista o del extremo? ¿Quién recibirá o de primera instancia definirá con alguno de los dos pies, la cabeza, la rodilla, el pecho, o incluso el rostro? En un defecto táctico necesario ¿Quién será una opción desde tres cuartos de cancha para tocar el esférico o quién esperará el balonazo fortuito en el área en la última llamada de ataque?

Por diferentes circunstancias en los últimos tres torneos, Cimarrones de Sonora ha carecido de éxito en encontrar ese elemento que le haga pensar que es el idóneo en ejecutar esa labor. Desde el Apertura 2017 -semestre en el que el calendario se amplió con su primera participación en Copa MX– los cornudos han diversificado en el jugador que ocupe el puesto de ‘9’ en cancha.

Foto: Luis Gutiérrez/Norte Photo

Lesiones, bajas de juego, falta de ritmo en cancha o el no convencimiento en capacidades del técnico en turno, reflejan la volatilidad en la búsqueda de un elemento fijo en el once inicial. Canteranos sonorenses o de Gallos Blancos de Querétaro, nacionales en calidad de préstamo o incluso un extranjero de alto cártel en la categoría. Data la procedencia Sui Géneris de la casi decena de ‘rompe redes’ que han vestido ese uniforme.

A partir del mes de julio del 2017 a la fecha -tres semestres enteros y cinco partidos del actual-, Cimarrones de Sonora cuenta con 70 goles a favor en 59 compromisos y un promedio de 1.18 por cada 90 minutos, de los cuales han provenido de 18 diferentes jugadores; siendo ocho de ellos elementos que fungen dentro del área rival. En ese período Miguel Vallejo es el mejor anotador con 19 de ellos. Un volante reconvertido a media punta, con labor de encaminar los hilos de ataque y de crear opciones de peligro, pero también con la presencia de ejecutar y capitalizarlas en cada ocasión que pueda.

Raí Villa es quien le sigue con trece goles en ese lapso. Después de su mejor temporada en ese rubro con el club ‘cornudo’ con 15 veces que puso el esférico dentro de la red en 34 partidos entre liga y liguilla, y que lo puso en el interés de Rayados de Monterrey, el hermosillense visitó la enfermería por primera vez al sufrir una lesión de rodilla en el penúltimo cotejo del Apertura 2017.

Su regreso a las canchas al siguiente semestre fue con entrada triunfal luego de clavar un doblete. Un escenario de nueva ilusión en su carrera al nuevamente hacerse de la titularidad bajo el mando de Mario García. Llegó Héctor Altamirano al puesto y le otorgó la confianza de ser el responsable de hacer los goles. Pero la cancha del estadio Carlos Iturralde en Mérida, le jugó una mala pasada con un nuevo pasaje a la lista de lesionados. Ligamento cruzado anterior fuera por todo el resto del Apertura 2018 y en duda para que regrese a jugar en el actual certamen.

Foto: Luis Gutiérrez/Norte Photo

La expectativa de una nueva temporada en el Ascenso y de un calendario cargado con la primera participación en la Copa MX trajeron consigo la incorporación del delantero Gustavo Ramírez. El paraguayo llegaba el mejor anotador de la categoría con 20 goles en los últimos dos torneos. Un fichaje que ilusionaba en la plaza. Menos a Mario García. Al cual nunca le convenció en su parado táctico.

Después de un solo semestre de experiencia en la capital sonorense, el sudamericano se fue de la institución con cuatro anotaciones en catorce partidos, cinco de esos como titular y un promedio de gol por cada 171 minutos en cancha. Dejando una deuda pendiente entre afición, compañeros y directiva.

Comenzando el Apertura 2018 en el banco y con Raí Villa lesionado, la titularidad se le presentó a Fernando Ortiz. El surgido de las fuerzas básicas de Monarcas se estableció en el once inicial del ‘Pity’ a partir de la fecha 9. Los únicos tres tantos que anotó fueron antes de ese partido y de sus siete ocasiones en las que saltó al campo en el principio del juego solo en una pudo hacerse presente en las acciones.

De suplente a titular, para luego regresar al banco en los dos partidos de liguilla contra Atlético de San Luis, la participación disminuyó para el espigado centro delantero de 26 años. Para culminar su primero torneo con el equipo con un promedio de gol por cada 255 minutos. En estos momentos en recuperación por una lesión en los meniscos, que le ha impedido participar en este arranque de campeonato. Pero con fecha de regreso pactada para el próximo mes.

Rescatado de un paso por el futbol de Guatemala, Luis Loroña llegó a mitad del certamen a la filial de Cimarrones de la Liga Premier de Segunda División. Su segunda etapa con el primer equipo se derivó de la falta de gol y de las lesiones de sus colegas del área. Pero la esperada ‘solución’ nunca hizo efecto en la Fiesta Grande del Ascenso MX.

Foto: Luis Gutiérrez/Norte Photo

Actualmente en el banco bajo el mando de Isaac Morales, el jugador caborquense ha perdido protagonismo ante un juvenil Jonathan Vega, un canterano de Tigres que llegó a partir de ese torneo y que en los últimos cuatro encuentros ha sido titular, además de contar con un gol. En esos menos de 300 minutos de actividad se ha visto que es un jugador que puede hacer peligro en espacios con su velocidad, pero que es notable que le cuesta el actuar de espaldas. Cualidad que exige el actual estilo de juego que se pretende plasmar.

Por más intrascendentes que fueron, no se pueden olvidar a Jesús Lara, Martín Reyes y a Jesús ‘Jessy’ SIlva. Los primeros dos con más pena que gloria en su paso por el equipo; mientras que el último, surgido de la cantera y sin la consolidación en el plantel con los más recientes cuatro técnicos. Ahora, exiliado en la filial de Segunda División.

¿Se busca o se seguirá buscando delantero? ¿Quién tendrá en su cuerpo el sentido de la letalidad que se necesita ante los tres palos? ¿los volantes o extremos con disparos de media distancia? ¿Los centrales a balón parado? ¿Los laterales en su firme convicción de atacar? ¿O el mismo portero? ¿O esperar a que emerja un talento nato de romper redes en la cantera desde Segunda o Tercera División?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *